miércoles, 11 de marzo de 2015

Entrevista a Nacho Guerreros : “De todo se sale. Lo importante es perder el miedo y conocer nuestras capacidades”




“De todo se sale. Lo importante es perder el miedo y conocer nuestras capacidades”

Nacho Guerreros es un actor riojano, afincado en Madrid desde 1991. Antes de ser actor, trabajó en diferentes empleos, como cuidador de personas discapacitadas, camarero o copropietario de una tienda de decoración. Su papel más conocido es el de Coque, en la serie “La que se avecina”.

De carácter afable y positivo, Nacho no dudó en aceptar su participación en un taller para jóvenes desempleados de Cruz Roja Madrid. El objetivo de este taller era trabajar las habilidades de comunicación de forma más atractiva y motivadora, a través de ejercicios de improvisación que ayudasen a superar la timidez y la vergüenza ante situaciones no previstas.

El proyecto “Itinerarios Horizontales para jóvenes en la Empresa” que está cofinanciado por el Fondo Social Europeo  dentro del Programa Operativo Pluriregional Luchas contra la Discriminación 2007-2013, no sólo ayuda a los jóvenes a buscar y encontrar un empleo. Su objetivo va mucho más allá, ya que durante todo el itinerario se busca apoyar a los jóvenes en la transición hacia la vida adulta, en la construcción y desarrollo del proyecto personal y profesional.

Nacho, cuéntanos qué habéis hecho en este taller

Hemos comenzado por presentarnos y definirnos Parece algo sencillo, pero no lo es, porque normalmente cuando nos preguntan cómo somos no sabemos qué responder. Ellos lo han hecho muy bien. Cuando nos hemos conocido todos un poco mejor, y hemos hablado de nuestras inquietudes, de nuestros objetivos en la vida, de lo importante que son los objetivos realizables a corto plazo, hemos pasado a otro ejercicio: expresarnos sin hablar.

Para  mí, es un trabajo que hay que hacer con todo el mundo, porque es muy importante valorar nuestros gestos y aprender a controlar nuestro cuerpo. El otro nos va a juzgar también por los gestos y además  nos ayudan mucho a manejarnos en nuestra vida diaria.

La imagen también es fundamental, sobre todo en la forma de presentarse ante los demás. La primera impresión es lo que queda, por eso hay que cuidarla al máximo, siendo tú mismo pero cuidando los detalles y mostrando una imagen saludable y cuidada.

Haciendo balance de la actividad, ¿con qué mensajes te quedarías? ¿Cuáles son para ti los más importantes?

Lo que he pretendido transmitir es que si se quiere salir de cualquier situación, se sale. Esto es supervivencia; es la vida. Todos los días tenemos una situación que nos pone entre la espada y la pared, de la que hay que salir. Y se sale. Después de nacer, cualquier cosa que nos ocurra en la vida es fácil.

Lo importante también es perder el miedo, y esto se hace a través de un ejercicio diario de conocernos, y conocer nuestras capacidades. No existe una varita mágica para lograrlo, y tampoco sé cuál es el baremo del éxito. A mí me preguntan y siempre digo que durante mi vida lo único que he hecho es trabajar y aprovechar las oportunidades que me han ido surgiendo.

Los chicos y chicas del taller, por ejemplo al principio se olvidaban de mencionar cosas que sabían hacer porque no las consideraban relevantes. Por ejemplo, uno de los chicos era socorrista, y no lo mencionó en un principio. He insistido en que esas capacidades, habilidades o hobbies  también hay que mencionarlos y tenerlos en cuenta, porque nunca sabes si uno de ellos se puede convertir un día en tu sustento.

¿Qué tal han respondido a la experiencia? ¿Y qué ha supuesto para ti?

Los he visto bien, como son: tímidos pero con muchas inquietudes. Quieren hacer cosas, y eso está muy bien. 
Personalmente, me ha parecido una experiencia estupenda. No soy pedagogo, pero si puedo ayudar de alguna forma, aunque sea un par de horas contando mi experiencia y haciendo este tipo de ejercicios, yo encantado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario